Moonvalley Capital actuó como asesor financiero exclusivo de los accionistas de LOGINSA en la venta del 100% de sus acciones al Grupo Ransa, firma líder en la región y propiedad del fondo norteamericano H.I.G. Capital.

El jueves 29 de febrero se oficializó el traspaso de Loginsa -la mayor firma de logística en Chile- a la compañía peruana Ransa, propiedad del fondo norteamericano HIG Capital.

A mediados de febrero, la Fiscalía Nacional Económica había dado luz verde a la transacción y con esto se liberó el camino para concretar la operación, cuyo precio no fue divulgado. Sin embargo, Fernando Ovalle, fundador de Loginsa, entregó una serie de datos para comprender el nivel de la operación: las ventas en 2023 fueron superiores a los US$ 60 millones, gestionaron 75.000 SKUs, además de la operación de más de 285 mil m2 de bodega, 22 centros logísticos en Santiago y cuatro áreas de experienciatise: retail, pharma, frío, y transporte con e-commerce. Johnson & Johnson, París, Siemens, Monster y Casaideas son algunos de sus clientes.

Todo esto, además de sus contratos a largo plazo con diversos proveedores y arrendatarios, están ahora en manos de HIG Capital, que, hasta hoy, no tenía exposición en la industria logística nacional. Pese a que se mantiene la plana ejecutiva de la compañía, Fernando Ovalle y sus socios saldrán completamente de ella “Obviamente estaré disponible para lo que se necesite”, aclara.

Según indicó Ovalle al DF “La crisis sanitaria aceleró muchos años el rubro logístico, e-commerce y distribución. Fue un aumento importante en los clientes actuales y nuevos. Hubo un crecimiento cercano al 30%”.

Con esta transacción, se marca el hito más importante de la compañía, fundada en 1998, cuando Fernando Ovalle y su hermano Pedro, junto con Bernardo Fontaine, Fernando Acuña y Luis Hernán Granier, decidieron entrar al negocio de la logística. En esos años el concepto no era muy conocido, sólo en empresas internacionales.

Sin embargo, con el paso del tiempo las compañías locales comenzaron a tener otras necesidades que las forzaron a tercerizar sus servicios de almacenaje, envíos y procesamiento de productos lo que hizo emerger el rubro logístico que era lo que hacía Loginsa.

En sus inicios la firma no estuvo exenta de momentos difíciles como la crisis asiática, la compra de un competidor en 2002 (Trilogic), que no resultó del todo exitosa.

En el 2018 adquirieron un alto nivel de deuda, que se juntó con un fuerte descontento de los clientes respecto del servicio ofrecido, lo que se tradujo en el año más difícil de la compañía según indicó Ovalle, este fue el punto de quiebre para formalizar un cambio al interior de la empresa: “Eso hubo que reconvertirlo completo. Hubo un cambio ejecutivo importante, mucha disciplina, orden y foco en el negocio”, señaló.

Pese a esto, producto de la pandemia Loginsa experimentó buenos resultados: “La crisis sanitaria aceleró muchos años el rubro logístico, e-commerce y distribución. Fue un aumento importante en los clientes actuales y nuevos. Hubo un crecimiento cercano al 30%”.

Pese al crecimiento local y de haber concretado una alianza en Colombia, nunca fueron a la conquista de otros mercados en la región: “Es muy difícil; y el mercado acá se empezó a desarrollar bien. Entonces, preferí dedicarle la atención a donde uno está. En Chile hay mucha oportunidad todavía de seguir creciendo”.

Para entender la historia de la venta, debemos ir a 2009, cuando el fondo de inversión Ecus Capital, presidido por Hubert Porte, entró en la propiedad de Loginsa. Doce años más tarde la entidad, que tenía el 37% de la propiedad, notificó a los demás socios que llevaría a cabo un proceso de desinversión y venderían su participación. Se mandató al banco de inversión Moonvalley Capital para encontrar un comprador, sin embargo, las ofertas no convencieron a Fernando Ovalle, quien decidió comprar la participación de Ecus.

Con esta operación, los cinco socios originales se quedaron con el 100% de Loginsa, y Fernando Ovalle con el 52%. Pero rápidamente surgieron noticias. “(Moonvalley) me dijo que iban a aparecer nuevos interesados. Y quedamos a la vista de potenciales compradores”.

Es así como en 2023 emergieron dos compañías interesadas en comprar Loginsa, HIG -fondo norteamericano que administra más de US$ 60 mil millones- y DSV, compañía danesa de logística. Luego de una serie de negociaciones, se quedaron con la primera opción. HIG realizó varios viajes a Chile. “Querían conocer la compañía, entender muy bien lo que implicaba. Cuál era el potencial de lo que iban a comprar”, señala.

Fue a fines de octubre que Ovalle tomó la decisión de vender y, como asesor financiero (para ambas partes) estuvo Moonvalley Capital, mientras que, en el ámbito legal, Carey asesoró a Loginsa, y Barros & Errázuriz a Ransa.

La venta no fue una decisión fácil ya que, tal como señala Ovalle, este es su cuarto hijo, el mayor. Según indicó al DF: “Tengo sentimientos encontrados fuertes. Hasta último minuto, siempre dudé si tenía que venderla o no, pero también es una etapa de la vida en que hubo muchos momentos muy agradables, pero también episodios muy duros.

Con esta operación, se abrirán nuevas áreas de negocio para la compañía. Por ejemplo, indica, no estamos en el mundo minero, pero sí lo está Ransa, entonces pueden abrir esa división, que es importante para Chile”.